Seleccionar página

Cerrajeros Autorizados
En la gran mayoría de los casos las cerraduras y en general la cerrajería es toda una destreza, debido a que solo podemos saber que para abrir vamos a necesitar una llave única y mas nada.
Pero solo unos pocos saben realmente que las llaves poseen unos dientes que en posiciones específicas tienen la función directa de poder encajar con la cerradura y esta pueda así abrirse.
Lo mismo tiende a suceder cuando hablamos respecto a los candados y muchas otras cosas que necesitan obligatoriamente una llave para así poder cerrar y abrir.
Sin embargo, es indudable que existen variados trucos para poder abrir o cerrar todas las cerraduras.
Quizás en muchos momentos y situaciones has seguramente lamentado haber extraviado la llave de uno de tus candados, y así hayas tenido que esperar mucho más de lo que es necesario para así poder encontrar una solución con respecto a eso.
Lo interesante de todo esto es que no necesitan muchas herramientas muy difíciles de conseguir, pues los protagonistas principales son la lata de conservas, así como un alicate y un par de tijeras.
Como primer método, lo primero que debes hacer es tomar una tapa de una lata, y empezar a cortarla para así poder obtener una muy pequeña lamina en forma de T cuyas esquinas también pueden ser recortadas y tras esto, los diminutos brazos tendrás que unirlos al cuerpo primigenio.
Luego de poder curvar dicho metal, este debe ser metido en el lado del arco de metal que va a cerrar el candado con el respectivo alicate. Luego al llegar a un determinado punto, la lamina hasta que se suelte por completo el seguro respectivo del candado.
Como segunda forma para abrir el candado que tiene el clip es algo más conocido o convencional. En este caso principal se debe exponer completamente la llave del candado, al fuego de un yesquero o encendedor, luego de lo que esta se tornara de color negro.
Una vez que tome ese color, se debe pegar solo un poco con pega adhesiva sobre este metal que ha sido comido con el fin de que esta quede marcada completamente con el contorno de la respectiva llave.
Este pedazo de cinta va a servir directamente como una especie de molda para así poder crear nuestra llave personal hecha de material de lata. Este último caso se considera como el más violento de todos los que se puedan usar y va a requerir de dos llaves de tipo inglesas para sujetar ambos extremos de la curva del candado.
Una vez que se haya podido encontrar más o menos estabilidad, lo que sigue es poder aplicar toda la fuerza bruta que poseas para poder juntar lo más posible la parte inferir de estas herramientas, lo que va a dar como resultado que irremediablemente tenga que romperse dicho candado.
Estas son las formas más conocidas para poder abrir un candado sin tu llave original o una copia y tener un resultado bastante aceptable.

[Total:0    Promedio:0/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies